¿Cómo hacer tu propio compost?

Compostar es básicamente mantener una humedad, temperatura y oxigenación para que los microorganismos transformen la materia orgánica en abono natural o compost. El compostaje lo podemos realizar en una simple pila o utilizar cubos o compostadoras como la de la imagen. En este cubo podemos depositar prácticamente la mitad de la basura que generamos en casa, por lo tanto, estamos siendo generosos con el medio ambiente, no compramos tantas bolsas plásticas de basura, así como productos químicos para abonar nuestros cultivos y además evitamos que se quemen tantas toneladas de basura. En este cubo echaremos casi todos los desperdicios

de nuestros alimentos, los restos de podas del jardín, el césped y un largo etc. Poco a poco todo esto se irá transformando en nuestro querido compost, una materia con una suave textura, un color oscuro y un agradable olor a bosque.

¿CÓMO EMPEZAR?

-El cubo lo colocaremos preferentemente en un lugar sombrío, que tenga buen drenaje y fácilmente accesible. 

-Podemos remover la tierra donde irá el cubo y poner unas ramas, para facilitar la aireación.

-A ser posible echaremos un poco del viejo compost encima de esas ramas para que los microorganismos       empiecen rápidamente a trabajar.

-Mezclar los distintos materiales en capas de 10 ó 15 cm de grosor. Podemos ir almacenando los restos de los cortes del césped en un lugar cercano a nuestro compostador para ir mezclando con el resto de materiales.

 

¿QUÉ PODEMOS ECHAR EN EL COMPOSTADOR?

 

-Lo primero y más importante para nosotros, los pelos de nuestros golden.

-Cortes de césped, puede ser la base de la mezcla.

-Restos de podas. Si son muy gruesas habría que desmenuzarlas. Cuidado con las coníferas, son tóxicas.

-El polvo de la aspiradora.

-Hojas de los árboles

-Restos de la cosecha, siempre que no tengan enfermedades (mildiú etc)

-Restos de la cocina (frutas, pelas de patatas, posos de café, bolsas de té, etc.)

-Servilletas de papel (no sirven de color por tener tintes)

-Hojas de periódicos (también sirven con orina de nuestras mascotas, no usar periódicos con fotos en color)

-Paja (si está muy seca humedecerla un poco)

-Estiércol de herbívoros (también mezclado con paja)

-Maleza (cuidado con las malas hierbas, muchas semillas aguantan el proceso)

-Ceniza de una cocina de leña o chimenea, serrín. (Es muy beneficiosa ya que aporta mucho potasio)

-Conchas de mejillones, berberechos, almejas, etc.

-Cáscaras de huevo rotas, yogures caducados, zumos caducados.

-Tapones de corcho, vino pasado, vinagres.

-Algas marinas.

-Tierra.

 

NO DEBEMOS ECHAR

 

-Excrementos humanos o de mascotas. Parece ser que el motivo de no echarlos es que puedan transmitir enfermedades. En caso de no dar medicamentos a nuestro perro, podría ser una opción el echar los excrementos en la compostera. Yo no lo hago y en la mayoría de las páginas lo desaconsejan.

-Pañales desechables

-Papeles con tintes

-Productos químicos

-Aceite y productos lácteos

-Carnes y pescados. (atraen a los animales, roedores, etc.) Yo echo restos de mariscos, conchas, etc.

-Plásticos, cristal, latas, bricks y cualquier producto que en general veamos que no es biodegradable.

-Plantas enfermas.

 

CONSEJOS

 

-Para activar más rápidamente el proceso, lo idóneo sería echar un poco del viejo compost, pero también podemos usar orina, ortigas, excremento de caballo, algas, etc. En el mercado también existen productos artificiales para activar nuestro compost y suele ser más útil durante la temporada invernal.

-Debemos poner siempre la tapa del compost, ya que protege del frío y del calor, además de evitar que se moje la mezcla.

-El cubo estará mejor a la sombra. En épocas muy calurosas tendremos que mojar con agua el compost ya que probablemente se encuentre muy seco.

-No estaría de más remover de vez en cuando la mezcla para que haya más aire en el centro. Existen unos utensilios en el mercado para hacerlo, de esta manera el compost se hará más rápido.

-No echar demasiada hierba, lo idóneo es mezclar bien los materiales.

 

RESULTADO

 

-Nuestro compost estará listo cuando al cogerlo con la mano, se deshaga fácilmente, sea de color oscuro y tenga un olor a bosque y tierra.

-Podemos usar una criba para desmenuzar el compost. Las piñas o materiales que aún no estén listos podemos añadirlos a la nueva pila. Al usar la criba nuestro compost quedará con un aspecto muy agradable.

-Ya tenemos el compost listo para poder usarlo en nuestros cultivos, árboles frutales, plantas ornamentales, trasplantes, etc. Hemos ahorrado dinero en abonos, en bolsas de basura plásticas y además es un producto natural y ecológico. Os aseguro que fabricar compost no es muy laborioso.

-Cada mes, miles de toneladas de desperdicios de nuestra cocina y jardín se tiran a la basura. Todo esto daña de una manera irreparable el medio ambiente. ¡APROVECHA ESTE RECURSO!

 

PROBLEMAS

 

Muy pocos problemas causa fabricar compost en nuestra casa. La compostera no debe estar muy cerca de la casa, pero tampoco muy lejos y que sea incómodo llevar los materiales. Si tuviéramos roedores probablemente la razón se deba a que echamos carnes y pescados. Debemos remover bien los materiales para que haya menos moscas.

Normalmente no hay ningún problema con los olores, si lo hubiera echaremos menos materia verde o césped. Los productos de la cocina no debemos esperar a que pudran en el cubo antes de incorporarlo a la compostera.