Construcción de un cenador

 

Antes de aventurarse en la construcción de nuestro cenador, debemos tener en cuenta la seguridad, por lo tanto, preguntaremos todos los detalles en los almacenes donde compremos los materiales.

¿Aguantará la estructura con la cubierta elegida?    Esa es la principal pregunta, ya que no pesa lo mismo una cubierta con madera y teja del país, que una cubierta tipo "onduline". Si nos decidimos por esta última, la estructura podrá ser más ligera que si lo hacemos por una cubierta pesada.

La mayoría de las tiendas donde podemos comprar la madera, nos indican si la estructura es la adecuada, en caso de que notemos dudas en el vendedor, mi consejo es ir a una tienda especializada.

 

 

DETALLES DE LA CONSTRUCCIÓN

 

Para empezar, lo más adecuado sería que hiciésemos un plano de la cubierta de  nuestro cenador. Pondremos todas las medidas para encargar la madera.  Las horizontales son las vigas y las verticales las correas. Las correas son de 11*8 cm. Para aguantar una cubierta de madera y teja cerámica, iría bien una distancia entre ellas de 50 ó 60 cm, pero eso lo debéis preguntar en la carpintería. El grosor de las correas en este caso también dependerá de la distancia que haya entre las vigas.

                                                                  En este caso la primera está a 280 cm de la viga del medio y esta a su vez, a 170 cm de la última. El grosor de las vigas es de 22 * 8 cm. Este cenador tiene 6 metros de largo en su parte trasera y 4,60 metros de ancho. El material usado es madera de pino tratado al autoclave.

 

En esta foto podéis ver las vigas, las correas y las columnas. Estas últimas son de 12 * 12 cm. Las columnas pueden ser de distintos grosores, pero debemos tener en cuenta el peso que soportarán. Con unas columnas fuertes, nuestro cenador ganará mucho estéticamente.                                                   La madera será mejor encargarla totalmente preparada, seca y cepillada y a ser posible con los cortes hechos. Las correas pueden venir rectas o con alguna figura hecha. No colocarla a la lluvia, directamente a la tierra o al sol.

 

Dependiendo del emplazamiento de nuestro cenador, necesitaremos distintos materiales. Si va arrimado a una pared, nos podremos ahorrar una viga y las columnas del fondo, porque las correas que van contra el muro, podrían ir con estribos metálicos atornillados a dicho muro. Puede ser que estéticamente quede más feo con los estribos, pero el ahorro será considerable. En este caso, no lo hice así, ya que el muro de la foto no es mío, sino de mi colindante. Por supuesto, el lugar de la construcción, deberá estar decidido antes de dibujar el plano.

 

       

Tendremos que fundir unas zapatas en el lugar donde vaya cada columna. Todas las zapatas las pondremos a nivel, para lo que necesitaremos un nivel de burbuja o una manguera de agua. Habrá que hacerlas de 40 * 40 cm, por ejemplo, para que podamos "jugar" un poco con las medidas. Podéis ver en la foto como por poco se sale alguna columna de la zapata. Ahí será donde pondremos los anclajes donde descansarán las columnas, las cuales pondremos verticalmente, comprobándolo en los dos sentidos con un nivel de burbuja. Hay dos tipos de anclajes, los que se ven en la foto, que van atornillados, y otros, que se introducen en el cemento cuando fundimos y quedan encastrados en este. Particularmente prefiero los de atornillar, por si hay algún error, poder rectificar. Estos anclajes llevan unos taladros, por donde pasaremos un tornillo con tuerca o simplemente pondremos un tornillo a cada lado.

       

       

 

 

Es preferible que las columnas vengan del almacén cortadas en "L" en su parte superior, que será donde atornillaremos la viga de 22 * 8 cm. Colocamos las columnas de la primera viga, que serán más altas, para darle caída al tejado. Esta operación la tendremos que efectuar con ayuda. Levantamos la viga, la presentamos sobre las columnas y vamos apretando las dos tuercas del tornillo pasador que lleva de sujeción a cada columna. Al fondo, se puede ver que la viga descansa en un estribo en forma de "U", atornillado a la pared. Es normal que mientras no estén todas las piezas de nuestro cenador unidas, se muevan un poco......

Colocamos la última viga con sus columnas exactamente igual que la primera. Dejamos la viga del centro para el final, ya que estas columnas las tendremos que cortar en obra, al no saber exactamente su medida. Como vemos, estas columnas son de menor longitud, para hacer la caída del tejado. Esta diferencia de longitud variará dependiendo del ancho del tejado. En este caso para 4,5 metros, una diferencia de 40 cm entre las primeras columnas y las últimas, estaría bien.

Esto dependerá también de la zona geográfica, ya que si es una zona de nieve, probablemente haya que dar más caída al tejado. Lo más adecuado sería preguntar esto también en el almacén.

 

 

Ahora sería el momento de colocar la viga y columnas del centro. Ponemos una correa o un cordel para marcar. Colocamos una columna de pie y esa será la medida a la que tengamos que cortar la columna, de esta manera todas las correas descansarán en la viga del centro, como se puede apreciar en la imagen. A este cenador, como vemos en las fotos finales, se le añadió una columna más en la primera y última viga, por indicación de un profesional. Colocaremos esta hilera, exactamente igual que la primera, la cual también llevaba un estribo en "U" a la pared.

 

 

Una vez que tengamos todas las vigas colocadas, podremos ir atornillando las correas. Para ello tendremos que marcar con un lápiz la viga, para que todas las correas queden a la misma distancia entre sí. Las primeras podríamos dejarlas separadas unos 10 cm del borde. Tendremos especial cuidado al subirnos, ya que la estructura puede que se mueva un poco, sobre todo antes de atornillar las correas. Iremos sujetando cada correa a las tres vigas con tornillos largos para madera. Sería conveniente hacerlo con un destornillador eléctrico que tenga   

suficiente potencia. También podemos echarle a cada tornillo un poco de vaselina. Si aún así fuese complicado atornillarlos, podríamos hacer un pequeño taladro de diámetro inferior al del tornillo. Con que estos se introduzcan 5 cm en la viga, sería más que suficiente. En la foto podemos observar como las correas salen hacia afuera de la primera viga, esto es para hacer un pequeño alero.  Estas podrán venir del almacén con alguna figura recortada en el borde, para dar mayor vistosidad.

 

Una vez que tengamos montada toda la estructura, comenzaremos a atornillar las tablas, que junto con la teja, formarán la cubierta. Esto podremos hacerlo con las tablas pegadas una a otra o dejando un espacio entre ellas. En este caso se juntaron, pero al venir del almacén algo mojadas, cuando secaron, quedó un pequeño espacio entre ellas. Con un tornillo a cada correa sería suficiente. En mi cenador le atornillé dos por correa. Los cortes de las tablas se harán coincidir sobre cada correa, de esta manera no se verá dicho corte por debajo. Cuando tengamos todas las tablas puestas y antes de comenzar a poner la cubierta, colocaremos los cables de la luz.

 

Si la cubierta elegida es de teja del país, debemos tener en cuenta, que hay que empezar por la primera hilera de abajo. Antes de colocar esta hilera, pondremos un rastrel de un par de cm, ya que la primera teja sale un poco hacia afuera. Si no ponemos ese rastrel, hará un efecto feo y se notará una discontinuidad en el tejado. Pondremos un cordel para que todas las tejas salgan la misma distancia hacia fuera. Iremos colocando primero los canales, tal y como se ve en la foto, poniendo siempre una regla para que las hileras vayan derechas. Repartiremos

las tejas a lo ancho del tejado. Cuando tengamos colocados dos canales, iremos poniendo también las tapas hasta acabar. En los laterales hay que poner un rastrel para que las primeras tapas queden derechas y no se caigan. Las únicas tejas que he pegado con sicaflex o pegamento, ha sido la primera hilera, el resto esta colocado por encima sin pegar. Ya ha aguantado unos cuantos temporales y no se ha movido ni una. Si tuviera mucha caída, podríamos pegarlas o ponerle ganchos, que nos proporcionaría el almacén. Al llegar al final, contra la pared, será necesario tomar estas últimas tejas con cemento y pintar con una pintura de caucho de color teja. Esto evitará que entre agua.

 

 

 

Si nuestro cenador no está pegado a una pared y está aislado en el medio de un jardín, probablemente se mueva un poco. En este caso, debemos poner unos refuerzos, como el de la foto, en todas las esquinas y columnas para evitar que se tambalee. Para ello cortaremos unos trozos del mismo ancho que la columna a 45º por las cabezas. Los atornillaremos entre la columna y la viga.

 

 

 

Por fin........., hemos acabado la estructura y cubierta de nuestro cenador. Ahora faltan más detalles, los cuales iremos viendo a continuación. En primer lugar, debemos decidir que suelo llevará, hay multitud de posibilidades en el mercado. De gres, de madera tratada para exteriores,.....etc.  En mi caso, fundimos el suelo de cemento y lo cubrimos con gres de exteriores. Para los novatos, nos es más fácil hacer unas guías con cemento que estén a nivel con las zapatas. Las dejamos secar y al día siguiente ya podemos rastrelar con una regla, sobre ellas. Si

vamos a colocar gres, tampoco tiene que ir muy perfecto, por el contrario, si va a quedar en cemento, debe ir muy pulido y liso. El mortero lo haremos con una mezcla de cuatro partes de arena con una de cemento. Previamente habremos encofrado por el exterior del cenador. Sería conveniente echar una cama de piedras pequeñas y poner algo de hierro para que no agriete. Si hace mucho calor, lo podemos ir humedeciendo un poco, mientras va tirando.

 

 

 

Para colocar el gres, necesitaremos una radial, para cortar las piezas. Las pegaremos con cemento-cola. Comenzaremos por una esquina de la parte de fuera, e iremos avanzando hacia dentro. Podemos pintar el suelo con un cordel impregnado de tiza de color. Así iremos llevando las líneas perfectamente e iremos comprobando con una regla que no haya unas más hundidas que otras. Podemos dejar huella entre ellas o juntarlas. Con una pequeña separación de 1 cm, el gres queda más rústico y bonito.

 

 

 

 

 

 

 

 

En un lateral del cenador, he puesto una celosía construida en el sitio, con listones de madera tratada. Esta celosía va atornillada a las columnas. He dejado unos cuadrados de 10 cm aproximadamente. Los listones son de 3 * 3 cm. Hay muchas formas y modelos que podéis hacer. Por la parte de fuera he plantado Traquelospermum (falso jazmín) y jazmín, para que se combinen distintas floraciones.

 

 

 

 

 

 

En la parte derecha de la primera imagen, podéis ver una pared de madera, tipo tejado. La he puesto ahí, para que cierre un poco y proteja del viento a una futura barbacoa. En la segunda foto, podéis ver la pared de friso. La he puesto para tapar el muro de bloque de hormigón.

 

Cuando finalicemos nuestro cenador le daremos una mano de Lasur. Nos protegerá la madera unos cuantos años y quedará más elegante. Hay multitud de tonos para escoger. Mejor no dar barniz, al cabo de unos años, habría que lijarlo, mientras que si damos Lasur, no hace falta y podemos dar otra mano de Lasur por encima.