Construcción de una piscina para perros

 

Antes de comenzar con los detalles de la construcción, tendremos en cuenta que no es una piscina para niños y por lo tanto no debemos permitir que éstos jueguen en ella, ya que podrían resbalar y golpearse contra los muros de bloques de hormigón. En el mercado hay infinidad de piscinas de plástico que son más apropiadas para ellos.

 

DETALLES DE LA CONSTRUCCIÓN

 

Una vez que tengamos decidido el lugar donde irá nuestra piscina, presentaremos los bloques de hormigón en el sitio, con esto comprobaremos las dimensiones y los bloques que vamos a necesitar. Pondremos especial cuidado en que las líneas estén a escuadro. En este caso podemos ver que hemos usado tres bloques de hormigón de 40 * 20 * 10 cm por cada lado, con lo cual la medida interior será aproximadamente de 110 cm. La profundidad será de 20 cm, como podemos rellenar de agua hasta el borde, será más que suficiente para que nuestros perros se puedan dar un pequeño baño.

                                                                 

 

Cuando tengamos los bloques perfectamente presentados y escuadrados, clavamos unas estacas en las cuatro esquinas para marcar la zona que tendremos que excavar para fundir la cimentación del suelo.  Si tenemos ayuda, como vemos en la foto, mucho mejor. Marcaremos el terreno de esquina a esquina y comenzaremos a excavar. Para ello nos ayudaremos de una pala cuadrada de jardín y una azada. Si retiramos 10 cm de tierra será más que suficiente. También debemos comprobar si tenemos pendiente en el terreno. En la foto superior derecha no se aprecia muy bien, pero hay algo de pendiente. Con un nivel de burbuja comprobaremos que el terreno queda nivelado.

 

 

 

Echamos una capa de 3 o 4 cm de grava pequeña por encima del terreno, la podemos pisar un poco para dejarla más compacta. Humedecemos a continuación con  agua. Prepararemos el hormigón con cuatro partes de arena de fundir, una de cemento y tres de piedra. La mezcla la dejaremos medianamente blanda. Rellenamos el hueco por la mitad y ponemos una red metálica, cabilla o hierro. Esto evitará que se agriete. A continuación rellenamos el hueco de hormigón  completamente.

 

 

 

 

Una vez que hemos rellenado de hormigón, le pasaremos una regla pequeña hasta que tenga un pequeño desnivel de unos 3 cm, hacia la zona donde vayamos a dejar el agujero para vaciado. Este desnivel es importante que lo hagamos desde las tres esquinas hacia donde vaya el desagüe, para que no se acumule agua cuando la tengamos vacia. A continuación alisaremos el hormigón con el esparavel. Pudiera ser necesario que dejemos secar un poco para realizar esta operación.

 

 

 

 

 

Más o menos nos deberá quedar como en la foto superior izquierda. Si lo queréis dejar con un efecto pintoresco, no hace falta que os diga como.............. 

Para evitar accidentes como el de la foto superior es mejor poner una valla para impedir el acceso a nuestros perros. Dejaremos secar el hormigón hasta el día siguiente. Si hace mucho calor, debemos humedecer el cemento con una manguera de agua en posición "niebla", esto evitará que el hormigón "tire" demasiado rápido y nos agriete.

 

Cuando la cimentación haya secado, colocaremos los bloques  con mortero preparado con 4 partes de cemento y una de arena de asiento. Tendremos cuidado de que estén a escuadro. Al haber quedado uno poco de desnivel en la base, debemos colocarlos con el nivel de burbuja y la regla, tal como se ve en la foto, para que los laterales queden nivelados y no haga un efecto muy feo cuando la tengamos llena de agua. No debemos olvidarnos de dejar el tubo de desagüe. Para introducir el tubo cortaremos con una radial   el bloque que va en la esquina antes de ponerlo.

 

 

 

 

Una vez que hemos colocado los bloques, los dejaremos secar unos días. Ahora los acabados son múltiples, podemos recebar primero con cemento, con lo quedará más fino el acabado, pintar con pintura de piscinas por encima del bloque, colocar gresite, plaqueta etc.

En este caso, he optado por pintar directamente por encima del bloque con pintura para piscinas. Limpiaremos la zona a pintar y la aplicaremos a brocha. Daremos tres manos a las zonas interiores.

 

Hay que tener precaución con nuestros perros al ser un pintura de caucho y ser complicada de eliminar. Las instrucciones vienen en el envase. Comenzaremos a pintar el muro exterior, después el muro interior y acabar con el suelo y parte superior del muro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

            

 

Con esta pintura de caucho probablemente nuestros perros puedan resbalar. Para solucionar este problema echaremos arena de vidrio al ir pintando la primera mano del suelo. No podemos esperar a pintar todo el suelo para echarla, ya que seca muy pronto y después no pegará. Al día siguiente aspiramos la que no haya pegado y pintamos por encima otra mano. Con esto conseguiremos un suelo antideslizante. En caso de poner gresite, tendremos que comprar el antideslizante para el suelo.

        

 

Espero que os haya gustado mi piscina, acordaos que solo es para perros, no para niños. Si tenéis alguna duda podéis enviarme un correo y os contestaré  lo antes posible.

 

Esta piscina la ha costruido Rita en Cádiz. Te ha quedado chulísima!!!!!

Gracias por enviarnos la foto.

 

 

Material necesario

- 3 sacos de cemento de 15 kg

- 10 sacos de arena de fundir

- 3 sacos de arena de asiento

- 12 bloques de hormigón de 40 * 20 *10 cm

- 1 metro cuadrado de una reja de alambre

- 1 tubo plástico de 10 cm de longitud para desagüe.

- 1 bote de pintura para piscinas de 4 kg