Por qué ladran los perros

Fuente: Método Nelveg

Por qué ladran los perros

Sucede que en muchas ocasiones, nuestra querida mascota puede convertirse en un animal ruidoso y molesto sin aparente razón alguna. Lo que en realidad sucede, es que lo seres humanos no comprendemos de inmediato la gran cantidad de razones por las cuales un perro ladra constantemente. El ladrido es la manera en que nuestros compañeros se comunican tanto con los miembros de su especie, como con su dueño, expresando estados de ánimo, sentimientos, o advirtiendo de algún peligro o persona extraña. Siempre hay que tener en cuenta que los perros son animales territoriales, y por lo tanto ellos tienden a defender su espacio por medio de ladridos y gruñidos que los hacen ver más feroces ante su “agresor”.

“No me dejes solo, por favor” , “Cuidado, peligro”, “Alguien se acerca a la casa”, “Ahí viene el intruso”, son algunos de los mensajes que contienen esos persistentes y ensordecedores ladridos. Por esta razón debemos entender antes que nada, que nuestro perro no intenta hacernos desesperar y enojar con su único medio de comunicación, ya que él sólo desea disfrutar de nuestra compañía, ofreciéndonos todo su amor y protección.

Sin embargo, un perro que ladra demasiado e inoportunamente es uno de los principales problemas a los que los propietarios deben enfrentarse, en una situación que suele acabar con su paciencia, y sólo les deja la aparente salida de los gritos, los castigos, y el uso de la fuerza; prácticas inhumanas que pueden dañar a su mascota.

La solución a este común problema se encuentra ni mas ni menos que en las manos de cada persona, entendiendo el comportamiento de su perro y descubriendo las causas que originan la mala conducta.

¡AQUÍ ESTOY!

Los perros son animales que aprenden con rapidez, formando hábitos encaminados a su beneficio, y con más razón si alguno de éstos contribuye a llamar la atención de su dueño, ya sea de buena o de mala gana; no importa como, “la atención es la atención”. Así se le hable con delicadeza o se le grite con desesperación para que deje de ladrar, lo importante para tu perro es que de una u otra forma estás interactuando con él.

Si tu perro ladra para llamar la atención, simplemente hay que enseñarle que sus acciones tendrán el efecto contrario. Cuando estés ocupado o descansando, y tu amigo comience a ladrar, ignóralo y dale la espalda alejándote de él. Cuando se calle, aunque sea por un momento, acércate, pero sin verlo o dirigirle la palabra; con el tiempo, aprenderá que los ladridos te alejan, y que el permanecer en silencio te trae de vuelta. Cuando guarde silencio por periodos de tiempo más largos, como de 30 seg. a 1 min. prémialo ya sea con caricias o con comida. Este proceso debe repetirse diariamente hasta que la mala conducta haya desaparecido y el perro haya entendido que si se calla, su amo le “hará caso”.

¡ME DA MIEDO ESTAR SOLO!

Tu mascota también puede ladrar cuando se encuentra sola en casa; aburrida y estresada por largos periodos de tiempo. Los perros son animales sociales y la mayoría de las veces no pueden entender porqué los miembros de su familia se van dejándolos completamente solos. Como resultado, se dan los ladridos a causa del estrés, o simplemente por aburrimiento.

El único remedio para este mal es enseñarle a tu perro a tolerar la ausencia de sus dueños. Muchas personas cometen el error de pasar todo el tiempo con sus mascotas cuando se encuentran en casa, lo cual es contraproducente, ya que cuando el dueño tiene que salir, el perro siente que ha sido abandonado. Por esta razón es necesario que se intercalen periodos de juego, con periodos de aislamiento, lo que le ayudará a tolerar la soledad, sintiéndose más seguro cuando tú no estás en casa.

Otra manera efectiva, es atar al perro a la pata de una mesa o una silla mientras estás sentado o viendo la televisión, y darle juguetes para masticar en los que pueda ocuparse. Progresivamente el “temeroso can” se acostumbrará a esta situación, y será el momento de colocarlo en un cuarto a parte o dentro de una jaula por cortos periodos de tiempo, aumentando el plazo hasta que el perro ya no se sienta solo y esté acostumbrado a quedarse en casa sin compañía alguna.

Es muy importante nunca olvidar proveerlo de juguetes masticables para evitar accidentes, ya que debemos ocuparlo en alguna actividad que le divierta y le ayude a pasar el tiempo.

 

 

¡CUIDADO!

El ladrido como alarma fue la principal razón por la cual los humanos domesticaron a los perros, por eso, resulta irónico que esta razón ahora se vea convertida en un problema social. Un animal que ladra en presencia de intrusos puede ser muy útil en algunas ocasiones, pero si los ladridos son persistentes y no cesan después de algunas cuantas advertencias, se convierte en un verdadero problema.

Si deseas enseñar a tu perro a ladrar solamente en el momento indicado, primero debes armarte del equipo necesario: una persona que te ayude, y un par de premios para recompensar al perro.

Sienta al perro al pie de la puerta y da la orden de “habla” al mismo tiempo en que la segunda persona, del lado opuesto, comienza a tocar la puerta; en ese momento premia a tu mascota y dile “gracias” o “buen perro”; quien se sorprenderá ya que está acostumbrado a que le gritan cuando ladra. Ahora, mientras siguen tocando la puerta, dale la siguiente orden: “callado” y pon frente a su nariz el delicioso premio (un perro no puede olfatear y ladrar al mismo tiempo), después deben dejar de tocar la puerta.

Poco a poco, la “alarma canina” aprenderá de una forma divertida e interesante la relación entre las órdenes y lo que queremos que haga, ya sea, avisar de la presencia de un extraño, o quedarse callado.

¿QUÉ ERES, QUIÉN ERES, PORQUE ESTÁS AQUÍ?

Los ladridos constantes en un patio o en un jardín suelen ser una de las quejas más comunes entre los vecinos; Un perro que ladra con el mínimo estímulo visual o auditivo del exterior; con cada persona o animal que pasa frente a su territorio, no es precisamente “música para los oídos”.

Con frecuencia, el perro que vive afuera, advertirá de los ruidos, personas o animales que vea o escuche, lo cual puede resultar molesto tanto para quienes pasan frente a la casa, como para quienes habitan alrededor de ella. Dejar a un animal en el patio o en el jardín por mucho tiempo, lo llevará a encontrar actividades que no precisamente son “apropiadas” para nosotros, además de que se expone a una serie de peligros, como a ser envenenado, robado, o a lastimarse con los plantas y alimañas que habitan en el jardín.

La única solución es enseñarlo a centrar su atención en juguetes masticables, tener más interacción con él y mantenerlo dentro de la casa, aunque sea la mitad del tiempo que suele estar en el exterior; en conjunto, los juguetes, y las distintas actividades físicas y mentales que lleves a cabo con tu perro, lo distraerán y le enseñarán cosas más divertidas que ladrar constantemente.

 

Problemas de ladridos

La clave para resolver un problema de ladridos es en primer lugar el determinar el por qué ladra el perro. ¿Es por aburrimiento? ¿Está ansioso por quedarse solo todo el día (ansiedad por separación)? O tal vez porque los vecinos o transeúntes lo molestan. ¿Tu perro ladra durante un momento particular en el día, o en determinadas situaciones? Prueba con algunos de los consejos que te damos a continuación durante un par de semanas, no recurras al castigo físico, y haz un poco de trabajo de detective antes de elegir la solución adecuada.

Guía general para tu perro ruidoso

No toques a tu perro cuando esté ladrando. Cualquier contacto o caricia que intentes hacerle en ese momento sólo servirá para reforzar la conducta de ladridos! Sólo toca a tu mascota cuando esté tranquilo y en silencio. Consulta a un especialista en comportamiento si piensas que tu perro ladra por miedo o por un problema de ansiedad por separación.

No premies el comportamiento de ladrar al: acariciar o tocar a tu perro, levantarlo (déjalo sobre el piso), darle una galleta o su comida, abrirle la puerta porque te está gritando a ti, permitirle salirse de su jaula transportadora, o darle algo que él quiere (su paseo, su galleta, su comida, su paseo en auto, etc.)  Espera hasta que tu perro se tranquilice para darle lo que él quiere.

Premia el silencio! Esta es la parte más importante para enseñar a tu perro a que esté callado. Es importante que premiemos a nuestros perros por buen comportamiento cada día de sus vidas. Cada vez que el perro está callado cuando normalmente ladraría, asegúrate de felicitarlo, darle unas palmaditas, o una rascada, y un premio. Esto es para que aprenda que a ti te gusta mucho cuando el silencio reina en la casa!

Haz que tu perro forme parte de la familia. El comportamiento inaceptable, tal como los ladridos indeseables, jamás mejoran aislando al perro. De hecho, esa podría ser la razón por la que tu perro ladra todo el tiempo, ya que es infeliz estándo fuera. Deja que tu perro esté dentro cuando tú te vas si es el único momento en el que tu perro ladra. Él se sentirá más seguro dentro de la casa. Si es destructivo mientras te vas, entonces utiliza una jaula transportadora (lee acerca del entrenamiento de cajón) para prevenir que sea destructivo dentro de la casa. Un perro es un animal de jauría que necesita interacción social diaria con su familia. Como mínimo, tu perro debería estar contigo toda vez que tú estés en casa, inclído dormir dentro por las noches. Si nunca has llevado a tu perro a clases de entrenamiento, este es un buen momento para hacerlo! Los animales de jauría necesitan de su jauría, y para bien o para mal, tú eres esa jauría!

Bríndale mucho ejercicio. Antes de irte a trabajar, haz que tu perro corra su pelota, o su freesbee, o una vara. La regla general es 20 minutos de ejercicio aeróbico, dos veces al día. Recuerda que un perro cansado es un perro bueno, porque estará durmiendo, y no ladrando y siendo destructivo.

Bríndale un lugar seguro para estar. Si a tu perro lo molestan los vecinos, entonces construye un espacio seguro y que no permita ver al otro lado en el medio del jardín, bien lejos de la cerca. O mejor aún, haz que tu perro viva dentro de la casa contigo. Aplica el adiestramiento de cajón para que duerma dentro o permanezca en la casa mientras tú sales. O instala una puerta para perros así puede entrar durante el día y evitar vecinos ruidosos.

Haz pausas. Antes de dejar solo a tu perro, no pases mucho tiempo con él, para que no se ponga excesivamente ansioso por quedarse solo. Deliberadamente ignóralo durante 20 a 30 minutos, al menos tres veces al día (pretende que no estuviera ahí, no le hables, acaricies, o mires, y sólo aléjate si él trata de hacer contacto contigo). Asegúrate que toda la familia participa en estas pausas. Una vez que el perro acepte las pausas, avanza a las ventanas de tiempo.

Ventanas de tiempo. Existen estudios que demuestran que la mayoría de los perros son destructivos y ladran durante los 20 minutos siguientes a los que te vas al trabajo (el perro está estresado por quedarse solo) y 20 minutos antes que regreses (Fido anticipa el regreso de su persona favorita). Las ventanas de tiempo le enseñan al perro a calmarse durante el día y a permanecer tranquilo a tu regreso. Quince minutos antes de irte por la mañana, coloca a tu perro donde va a pasar el día, e ignóralo. Cuando es tiempo de irte, sólo vete. Al regresar a casa, es lo mismo a la inversa: llegas y durante quince minutos dejas el perro donde estaba, lo ignoras completamente, no lo acaricias, hablas, o miras. Esto hará que tu perro aprenda a que debe existir un momento de tranquilidad entre que llegas a la casa y el momento en que puede saludarte.

Dale a tu perro algo para hacer mientras tú no estás. Si tu perro está ocupado mordiendo algo, es improbable que a la vez esté ladrando. Existen juguetes especiales que puedes rellenar con queso, croquetas, crema de cacahuate, y muchas otras cosas. Están diseñados para que sólo una pequeña cantidad de alimento salga de su interior, por lo que el perro tendrá que trabajar durante horas hasta acabársela!

No golpees ni patees a tu perro, ni le cierres el hocico con la esperanza de que esto detendrá el ladrido. Este tipo de castigo lo único que le enseñará es a temerte. Recuerda, haz el trabajo de detective para averiguar por qué ladra tu perro.